Crecer feliz
Mamá Trendy
12 / diciembre / 2012

Cuando Pepe encontró a Xabela….

Ésta es la historia de un muñeco de apego. Dicen que los niños duermen mejor si tienen uno. Xabela ha luchado siempre contra su propio cansancio. Durante muchos meses nos costaba dormirla, que se relajase era un triunfo. Y de repente, apareció Pepe. Un regalo de unos amigos de Salamanca (Javi y Elena) que teníamos exclusivamente de decoración porque es ideal. Es el osito Nattou rosa musical. Un día probamos a darle a Pepe a la hora de acostarla. Y funcionó. Comenzó a dormirse mejor, se sentía acompañada, ella misma tiraba de la arandela para que sonase la música. Y eso que aún no tenía nombre. Fue Xabela la que hace un mes decidió bautizarle con el nombre de Pepe,  también responde por Pepi. 

Desde entonces Xabela no se despega de Pepe ni un solo momento del día, a veces lo tira como señal de rebeldía, pero enseguida lo busca, lo llama ¿Pepe, dónde estás? y cuando lo encuentra lo abraza. Lo abraza fuerte. No somos nadie sin Pepe.

 

¿Y por qué os cuento esto? Hace dos días, perdimos a Pepe. Ya habíamos estado a punto de perderlo en otras ocasiones, por suerte ya tenía nombre. Xabela decía ¿Y Pepe? E inmediatamente lo buscábamos. Y siempre hubo ángeles de la guarda que en la calle nos decían: ” Se os ha caído el peluche”. Se mascaba la tragedia. El lunes pasado, no nos dimos cuenta y lo perdimos. Qué drama. Llegó la hora de dormir y ahí fui consciente. No estaba. Y Xabela sólo quería a Pepe. Yo no podía parar de llorar, y ella desde la cuna ¿Pepe dónde estás? Pepeeeeeee, Pepeeee… Intenté darle otro parecido. Lo tiró contra la pared. Me pasé la noche llorando. Y lo peor es que sufría por Xabela y por Pepe. Yo también le había cogido cariño. De repente me di cuenta de que lo habíamos perdido en el chino. Y todo por comprar un colador. A la mañana siguiente, allí estaba. Había pasado la noche entre matasuegras, espumillones y gatos que mueven la mano. Elvis lo rescató de allí. No hubo mejor noticia en todo el día. Y la cara que puso Xabela al reencontrase con su amigo del alma fue de llorar de la emoción.

Ese mismo día, adquirimos a Pepe ‘2’. Sé que querrá el viejo, pero hay que tener un Plan B.
 La historia de Pepe tiene moraleja: 

Si no quieres dramas, ten dos muñecos de apego iguales.

Miles de besos y ¡Feliz resto de semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Escrito en: General

12 Comentarios

  • 1. Manuela  |  12 de diciembre de 2012 a las 19:43

    Pobre Xabela, pobre Pepe y pobre tú!!!! Menos mal que apareció…….yo que ya estoy de ocho meses y estoy deseando de tener a Pablo con nosotros…….haré caso a tu consejo!!!!!.
    Feliz semana!!!
    Besos

  • 2. sheila  |  12 de diciembre de 2012 a las 23:38

    Mi niña que mal lo tuvo q pasar….por suerte pepe volvio a casa despues de una noche de pingo!! Un besote a los tres

  • 3. maribel  |  13 de diciembre de 2012 a las 2:03

    Menuda coincidencia, mi pequeña tambien tiene un Pepe, que es uno más de la familia, y nos pasó lo mismo, un día se perdió, y ver la cara de la pobre… que penita…pero por suerte también lo recuperamos, que contenta se puso, como lo abrazaba! pero yo he busado uno igual y no lo encuentro, así que tendremos que tener cuidado para no volver a perderlo

  • 4. svetla  |  13 de diciembre de 2012 a las 8:04

    Pepe & Xabela están mis dos muñecos favoritos.Os quiero muchísimo.Mil besos a mi bebé precioso.Muaaa

  • 5. Patri  |  14 de diciembre de 2012 a las 17:04

    Siempre te leo, comencé a seguir tu blog hace meses, mi peque tiene 20 meses, me encanta la moda, y hasta coincidimos en algunos modelitos!!
    No habia participado antes, pero hoy no puedo evitarlo. Mi hija también tiene un muñeco de apego, es un burrito y sí, se llama Pepe!! No podemos olvidarlo en ningún lado, sino, no se duerme…es como un hijo más ji ji, viene a toooodos los sitios. El problema es que no encontramos un Pepe 2 …, también tenemos ese osito musical pero de adorno!! Xabela me recuerda a mi princesa, son un amor!!
    Ánimo con el blog, te leemos.

  • 6. alba  |  15 de diciembre de 2012 a las 17:11

    mi hija también tiene apego a ese muñeco!! jajajaja me siento identificada nosotros lo usamos para que se siente en el carro porque sino no hay manera!

  • 7. LAURA  |  17 de diciembre de 2012 a las 11:24

    No em puedo sentir más identificada! Mila le pasa con Winnie the Pooth y, efectivamante ya vamos por el tercero… Es tal su pasioón que una vez en Toys¨r Us se llevó uno sin pasar por caja… menuda verguenza pasamos!!!. Aqui te dejo su blog para que le eches un vistazo… Mila se ijnspira en Chavela, le ha encantado el abriguito de IKKS! Un besito para las dos

    http://fashionmilastyle.blogspot.com.es

  • 8. Paloma  |  17 de diciembre de 2012 a las 19:43

    A lo mejor esto os sirve de ayuda: tened más de un muñeco de apego, pero distintos!!! A un bebé acostumbrado a dormir con uno en particular nunca le daréis el cambiazo, aunque sea idéntico, os lo digo desde la experiencia.
    Hasta hace nada, mi nena -que cumplirá 4 el próximo enero- dormía con 5: un harén. Pero así, si falta alguno, no pasa nada (y puedo lavarlos en 2 tandas sin tener que hacer un sprint de lavado-secado)
    Ahora he conseguido reducirlo a dos, “los gemelos”, los cuales tienen una historia que viene muy a cuento con lo que contáis. Son dos perros de peluche del IKEA; el segundo, comprado con intención de suplantar al primero cuando hiciese falta (un buen lavado, por ejemplo). Pero cuando quise hacerlo, prácticamente me lo tiró a la cara -y no tenía ni dos años, la peque- y le tuve que contar que en realidad era un hermano “gemelo” y que venía a dormir con ella porque el otro se había ido de fiesta y llegaría un poco tarde…y desde entonces, ahí están los dos.
    Besos!!

  • 9. alicia  |  17 de diciembre de 2012 a las 23:57

    Se me a encogido el corazon al leerte….
    Tuve una infancia vamos a llamarla “durilla”y yo siempre dormia con una muñeca de trapo,solo recuerdo de ella,la ternura que siento al recordarla,y el cris,cris de su ropa que yo frotaba cada noche para quedarme dormida..no consigo recordar mas.Su nombre era “mi niña fea”y esque por lo visto no es que fuese fea,sino que yo le habia puesto asi de fea que estaba!le arranque los ojos,y mi madre se los cosia,yo se los volvia a arrancar y mi madre se los pintaba…(benditas madres!ahora las entiendo).Un dia mi madre considero que era hora de tirarla a la basura,y para que yo acdediera me engatuso con un unicornio blanco y precioso,yo accedí,hasta que solo un para de dias despues reclame mi niña fea,pero ya nada pudo hacer mi madre.Eso tambien lo recuerdo…la pena,la tristeza y hasta la sensacion de abandono que senti….
    Tanto me afecto por lo que dice mi madre,que nunca se lo a perdonaso,tanto es asi que un dia encontro una que se le parecia y me la regaló,con una nota que decia:Se que ninguna sera como tu niña fea,pero con esta quiero decirte que lo siento….

    Ahora soy madre,y mi hija Emma siempre a dormido con trapitos de compañia.A partir del año y medio vi que no queria ninguno aparte de uno con forma de patito de la casa Textura(espero que no sea un problema poner marcas).Un dia nos paso como a Xabela,que lo perdimos y ahi me di cuenta de que la angustia que sentia era la que yo habia sentido por perder a mi niña fea,asi que corriendo para la tienda,logicamente ya no habian pq no era la misma temporada,pero la chica me dijo que habia una outlet relativamente cerca de casa(80km)y ahi que llame.Tampoco habian,pero imagino que viendo mi desesperacion por encontrar un patito igual,me dijoq ue miraria que podia hacer.Me llamo unas horas despues diciendome que habia hablado con incluso directivos de la empresa y les habia exolicado mi caso,jajaja…yo no me lo podia creer!y que en un par de dias enviarian una caja que me reservarian con esos trapitos.Fuimos el dia que llegaron y compramos 4 con la intencion de tener siempre alguno guardado para cuando fuese mayor que lo tuviese de recuerdo,pero no a sido posible,aun hoy con 4 años y medio duerme con sus 4 trapitos iguales..Es capaz de dormir sin ellos,ella misma es la que muchas veces se los ofrezco y me dice que no hacen falta,pero yo los sigo guardando por si acaso.
    Ahora me veo yo como mi madre,venga a coser y a lavar,jajaja.El dia de mañana lo tendra de recuerdo justo como lo dejó.
    En cambio tendo a Laia de 18 meses que tambien tiene apego a sus trapitos,pero a ella le da igual uno que otro,la cuestion es tener uno.
    Con esto te quiero decir,que Genial por que hayais encontrado a aPepe,y tambien Genial por tener un clon de Pepe como Plan B…pero que yo por si acaso,tendria un plan C..no esta de mas.Lo pero que le puede pasar es que se quede nuevecito para quiza tu niet@.

    Besos para la preciosa Xabela!

  • 10. arqantara  |  18 de diciembre de 2012 a las 13:44

    Ay, pobre Xabela y pobre Paula!!! Casi lloro con la historia de Pepe!! Menos mal que lo habéis encontrado! Mi peque también tiene su muñeco, un Kico Nico (alias Kico) y también son inseparables, pero sobre todo a la hora de dormir.

    Un beso Paula, me alegro de que ahora por lo menos tengáis un Plan B!

  • 11. beti  |  18 de diciembre de 2012 a las 23:11

    Está claro que Pepe también quería volver con Xabela, por eso apareció. Ay mi cría, le pasa como a los papás, los pueden achuchar, apartar, querer, no querer, pero siempre están ahí y sino que se lo digan a Pauli. Besos para todos.

  • 12. Mariela  |  25 de diciembre de 2012 a las 21:04

    jajaaj! que gracia, tu historia me hace sonreir, porque mi sobrinita Vera, tiene un peluche al que llama Pere, y cuando llora, cuando la bañamos, cuando llega a casa… en cualquier momento tiene que estar con el, y yo alguna vez me he preguntado ” qué pasaría si Pere se pierde?”…… esperemos que no, porque lo adora.

    Saludos,
    Mariela.

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


+ 7 = ocho

Subscríbete a los comentarios via RSS

css.php